Desde la biblioteca digital del I.S.E.S Biblioises para todos Nota A 189 30 Octubre - 2014 Por: Sergio Pellizza

28.10.2014 17:23

                                           

Este es un espacio cedido por La Opinión Austral desde hace más de siete años para aproximarnos a usted, Sr. Lector, e invitarlo a compartir el buen uso de las nuevas tecnologías, informática, Internet, como un medio de apoyo a la docencia, como una eficaz herramienta para ayudar desde la labor educativa salesiana en este vital proceso del “saber ser, sabiendo hacer.

La presencia Salesiana

La presencia de los salesianos entre nosotros se remonta al año 1885 cuando el padre Beauvoir  viaja a puerto Santa cruz, por una invitación  formulada Por el Gobernador Carlos Moyano, lo que constituye el primer antecedente  de la congregación en la Patagonia austral.
A pesar de esta temprana presencia el establecimiento definitivo se verá demorado. Es que el proceso de población de Santa Cruz recién va alcanzar importancia en los últimos años del silo XIX. Mientras tanto los misioneros salesianos realizan su obra evangelizadora cabalgando denodadamente a lo largo de la costa y tierra adentro.
El primer intento se produce en el año 1888 y estará a cargo del padre José Beauvoir  que abre una escuela, la única del territorio que pocos meses después debió ser clausurada porque parece ser que no contaba con la autorización oficial del gobernador Moyano.

 Posteriormente hubo acuerdo entre el eral Roca y monseñor  Fagnano  para que en Rio Gallegos se levantaran dos escuelas. Una de varones y otra de mujeres dirigida por las hijas  de María Auxiliadora.
El emprendimiento destinado a lograr el poblamiento logro conjugar el esfuerzo de las autoridades del gobierno y de los salesianos dirigidos por Monseñor Fagnano. De parte del gobierno de la época,  porque entendía que mas allá de las diferencias religiosas para concretar la empresa era necesario  convocar a todos los que estuvieran dispuestos a contribuir,  sobre todo en el terreno educativo y espiritual. Mientras que  los salesianos, se sentían impulsados por la misión que les encomendara Don Bosco.

Fue así  que en el año 1899 Fagnano le encomienda al padre Juan Bernabé la construcción de la iglesia de la capital del territorio y del edificio destinado al colegio de varones.  Las obras se inician el 27 de septiembre y se concluyen en 5 meses. El  templo lo bendice el mismo monseñor Fagnano el 25 de febrero del año siguiente. El primer párroco fue el padre Bernabé. También se concreta la obra del colegio para las mujeres. En octubre del 1900 llegan  dos vapores cargados de madera para la construcción del colegio de María Auxiliadora. Al año siguiente comienza el dictado de clases.

 Por eso decimos que nacimos con la catedral, un 25 de febrero de 1900. 
Vestidos de distinta manera, con otros medios, pizarras de manos, tizas 
Algunos cuadernos, libros y un gran corazón salesiano con sed de entrega. Formamos parte de la obra Salesiana en la Patagonia.

Siempre la obra Salesiana cuando avanzaba en su misión evangelizadora hacia tres cosas. Una iglesia, un colegio y una biblioteca. Nosotros nacimos en ese preciso instante cuando poco más de dos docenas de libros fueron colocados en una modesta repisas y comenzaron a entregar el espíritu de sus autores en forma de conocimiento. 
Ahora no todo ha cambiado, solo algunas cosas. 
Los libros los contamos por miles. Tenemos informática, Internet. Un proyecto de biblioteca digital desde hace 12 años que se llama “biblioises. 
Esto si ha cambiado un poco, pero lo más importante, el corazón Salesiano con su sed de entrega es el mismo y lo que hoy dicen sus latidos ya antes lo habían dicho.

 


 

Volver

Contacto

BIBLIOISES

Fotografía utilizada según la normativa de Creative Commons broo_am  © 2014 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode